Menu

El primer diario digital independiente de Chipiona

Opinión El Método Arcón por el Coordinador de Homo Homini Sacra Res

Jesús Sordo
hace 8 años

El novedoso Método Arcón, afianzando su carácter científico, promueve una serie de actuaciones para demostrar la hipótesis o teoría y convertirse en una técnica de actuación de tipo empírico. En Octubre de 1994 en un curso de Técnicas de Rescate y Salvamento de Desastres de la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía, en la ciudad de Sevilla, y frente a diversos cuerpos de bomberos, se llevan a cabo estas verificaciones del método de forma reiterada que acaban por culminar y confirmar la efectividad del mismo.

Importante artículo técnico- científico sobre el método Arcón, por Jesús Sordo, Coordinador del Equipo Homo Homini Sacra Res

El método Arcón: técnicas y formación científica de la especie canina para la Búsqueda y Detección de personas sepultadas, explosivos, narcóticos, minas antipersonas, especies animales protegidas.

El 18 de Agosto de 1999, en la ciudad turca de Sakarya, 100 kilómetros al oriente de Estambul, un terremoto asoló la ciudad, reduciéndola prácticamente a escombros y provocando la muerte de decenas de miles de personas. Las labores de socorro de las víctimas fueron complicadas dada la magnitud del terremoto. El país de Turquía se vió imponente para poder asumir el salvamento de las personas que, entre todo el caos, aun sobrevivían bajo los edificios derruidos. Diversos organismos internacionales se movilizaron urgentemente para ayudar en la tarea de rescatar a los supervivientes del cataclismo y atenuar el sufrimiento de los heridos. Más 1600 rescatadores extranjeros colaboraron en el rescate, y dentro de ese amplio grupo se encontraba el Consorcio de Bomberos de Huelva, dirigido por Jaime Parejo, que finalmente se encargo de certificar la viabilidad para el desescombro de los edificios derrumbados, una vez su equipo había comprobado que no existían víctimas aún con vida.

Esta y otras catástrofes han supuesto un reto (y un reconocimiento) para las Unidades de rescatadores de todo el mundo. Donde se agota la esperanza de encontrar supervivientes, allí comienza el trabajo de los profesionales del rescate y sus fieles ejemplares caninos. Gracias a un trabajo metódico de años, toda esa dedicación deviene en lo que a veces algunos consideran un milagro: rescatar con vida al alguien que, estadísticamente, tiene más posibilidades de haber sucumbido al desastre. El trabajo de los rescatadores, lleva tras de sí el desarrollo de un sistema técnico- científico concienzudamente desarrollado que maximiza los resultados de éxito en el salvamento de víctimas de catástrofes asi como la detección de explosivos, narcóticos, especies protegidas de animales, etc.

La voluntad de participar en labores humanitarias es la punta de lanza para cualquier actividad o actuación que busque aliviar el sufrimiento humano. Si, además, unimos a esta actitud el desarrollo concienzudo de una metodología científica de trabajo y formación, se consigue, como así ha ocurrido con el Método Arcón, por un lado convertirse en ejemplo y guía para otras Unidades de rescate y, por otro, constituirse como un reconocimiento máximo para el avance de la humanidad: el salvamento de vidas humanas.

La unión de una posición científico- técnica y actitud solidaria y valiente, a partes iguales, fundamenta el desarrollo formativo y metódico del Método Arcon y la actuación de la Unidad de Rescate en Catástrofes, con Jaime Parejo a la cabeza.

El método Arcón

Del griego metha (más allá) y odos (camino), extraemos la palabra método, que viene a significar literalmente camino o vía para llegar más lejos. Es decir, el método se convierte en el medio para llegar a un fin concreto. De ahí que el Método Arcón, sea esencialmente un tratado científico racional de carácter técnico por la aplicación de sus argumentaciones a la realidad observada.

Por otro lado, este método se ha denominado Arcón, nombre que corresponde a un ejemplar de perro de Agua Español, que fue fiel compañero de Jaime Parejo, autor del Método, el cual decidió homenajearlo. Así encabeza Jaime Parejo su libro: "A mi excepcional amigo Arcón, por su constante demostración de entrega y amor".

Una vez planteada la naturaleza científica del método, Jaime Parejo desarrolla, durante años, una serie de técnicas conductuales que interaccionan entre sí para incidir de forma eficaz sobre tres parámetros básicos que caracterizan la operación de búsqueda llevada a cabo por el ejemplar canino y su adiestrador: autonomía, motivación y concentración. Esta serie de técnicas encontraron diversas dificultades a la hora de motivar a los ejemplares caninos ya que había que contar con la agresiva adversidad inherente a las castástrofes. Conseguir una linea sostenida de concentración se enfrentaba a la falta de visibilidad, atmósferas polvorientas y otra serie de factores. El objetivo final era salvar todas estas dificultades y conseguir que el perro logrará la máxima concentración e independencia en su búsqueda sin depender del constante apoyo verbal o físico del adiestrador. Unos resultados óptimos, iban a depender en gran medida del incremento en la eficacia del uso, por parte del ejemplar canino, de sus receptores sensoriales y aparato olfativo en general, de tal forma que el perro pudiera mantener de forma constante e intensa su atención en la detección de las moléculas olorosas humanas provenientes de debajo de los escombros, nieve u otro material o elemento. Son la serie de técnicas mencionadas anteriormente las que, constituidas en 1994, configuran el Método Arcón, y convierten el anhelo de Jaime Parejo en una realidad.

El novedoso Método Arcón, afianzando su carácter científico, promueve una serie de actuaciones para demostrar la hipótesis o teoría y convertirse en una técnica de actuación de tipo empírico. En Octubre de 1994 en un curso de Técnicas de Rescate y Salvamento de Desastres de la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía, en la ciudad de Sevilla, y frente a diversos cuerpos de bomberos, se llevan a cabo estas verificaciones del método de forma reiterada que acaban por culminar y confirmar la efectividad del mismo.

SÍNTESIS ESQUEMÁTICA DE LAS TÉCNICAS ARCÓN

La culminación del Método Arcón, como todo buen trabajo, ha requerido de un gran esfuerzo de doce años que se ha visto recompensado no solo desde el punto de vista individual sino, sobre todo, desde el punto de vista colectivo, si hemos de considerar el número de vidas humanas salvadas gracias a la aplicación de esta metodología científica por diversos cuerpos de bomberos a nivel mundial y otro tipo de organizaciones. Este intenso trabajo metódico tiene unas características que pasamos a desglosar en detalle, transcritas del propio trabajo de Jaime Parejo. En primer lugar las técnicas arcón que luego servirán se apoyo y soporte para el proceso formativo, que expondremos en segundo lugar.

Esquema introductorio de causalidad - Método Arcon

  1. TÉCNICA DE BLOQUEO AL "EFECTO YOYO" POR CONTROL REMOTO.

Objetivo

· Evitar en el perro la posible generación del hábito de «efecto yoyó». mediante la aplicación de un conjunto de pautas preventivas específicas.

· El «efecto yoyó» constituye un fenómeno de conducta que descubrí en ciertos ejemplares, los cuales retornaban sistemáticamente hacia el guía tras recorrer una cierta distancia, obedeciendo así a una especie de inercia mental afianzada.

· Se trata de un hábito especialmente nocivo para el trabajo de rescate canino, que lesiona de forma más o menos directa elementos tan esenciales como son la autonomía e iniciativa del perro en las operaciones de búsqueda.

Circunstancias de Aplicación

Fundamentalmente, cuando el perro efectúa algún tipo de retorno hacia el guía., o bien, se aleja precisando ser llamado.

Pautas Básicas

· Utilizar mínimamente la orden de llamada. Pude constatar que un exceso de utilización de la misma, suponía la causa principal que provocaba la adquisición de éste hábito en el ejemplar.

· Evitar a la llegada del perro tras el retorno, cualquier tipo de acto que implique un cierto efecto de reforzamiento (emisión de vocablos afectivos, caricias, conducta de juego...).

TÉCNICA DE AUTONOMÍA PROGRESIVA POR ACCIÓN DEL «EFECTO MANIQUÍ».

Objetivo

Al conseguir que el perro disocie al guía como posible elemento de apoyo, potenciaremos de forma progresiva:

· Nivel de autonomía y concentración en la búsqueda.

· La magnitud del reforzamiento, debido al importante efecto de contraste que produce el cambio de la actitud inmutable de maniquí del guía a la posterior de reforzamiento activo y eufórico.

· La conveniente permanencia del perro señalizando en el punto de localización.

Circunstancias de Aplicación

Cuando en sesión de trabajo el perro retorna hacia el guía o sin distanciarse de éste lo reclama de cualquier forma (ladridos, apoyo de extremidades...). El guía aplicará la posición maniquí, dosificando de una forma racional y equilibrada, en sesiones de trabajo o intervenciones reales.

Pautas Básicas

El guía deberá adoptar ate el perro en todo momento una actitud corporal firme, inerte e inmutable, omitiendo cualquier forma de reacción física (incluso facial) o verbal, como si de un simple maniquí se tratase.

TÉCNICA DE RESTABLECIMIENTO INOCUO POR INSERCIÓN SONORA.

Objetivo

· Conseguir restablecer de una forma inocua la conducta de trabajo del perro frente a posibles distracciones desviatorias.

· Al considerar nocivo el generalizado recurso de reiterar la orden de búsqueda por su negativa incidencia en la línea de iniciativa del perro, opté por seleccionar este peculiar procedimiento que ofrece un notable porcentaje de efectividad.

Circunstancias de Aplicación

Este recurso resultará aplicable bajo el silencio relativo que suele caracterizar la fase inicial de aprendizaje, aunque obviamente no sería factible en una operación de búsqueda con factores auditivos adversos, debe tenerse en cuenta que el perro en dicha fase ya no padece la frágil susceptibilidad del inicio, habiéndose ya además potenciado sensiblemente su propia capacidad de restablecimiento conductual.

Pautas Básicas

· La percepción por el perro de un breve ruido interferente y puntualmente provocado (arrastre de suela por el pavimento, golpe de un objeto...) ocasiona una especie de ruptura instantánea en su desviada e incipiente línea de atención. Siendo en este fugaz paréntesis donde se suele imponer nuevamente y de forma espontánea la deseable conducta base.

· Debe procurarse evitar que el perro se percate de la procedencia del sonido efectuado.

La emisión sonora deberá insertarse con la máxima simultaneidad posible respecto a la manifiesta distracción del perro, y con intensidad suficiente, no excesiva, para conseguir el objetivo según el caso.

TÉCNICA DE FACTIBLE LOCALIZACIÓN POR COMPENSACIÓN PREVIA DE FACTORES CONTRAPUESTOS.

Objetivo

· La consecución de éxito por el perro en el trabajo de búsqueda, sin menoscabo del progreso de aprendizaje pretendido con el desarrollo del ejercicio.

· Preservar y potenciar el estado motivacional del ejemplar, imprescindible para una adecuada evolución del proceso de aprendizaje.

· Evitar nocivas situaciones de fracaso y frustración en la fase inicial de formación, favoreciendo un incremento de la carga estimular positiva qu e debe evocarle el entorno de los escombros.

Circunstancias de Aplicación

Durante la fase de formación y puntualmente en la de entrenamiento

Pautas Básicas

· Se efectuará el análisis y diferenciación de aquellos factores o elementos que hipotéticamente incidirán de forma positiva o negativa en el desarrollo de la búsqueda por el perro (nivel de motivación observado, presencia de estímulos importantes, condici ones climáticas...).

· Seguidamente definiremos las líneas básicas del ejercicio a realizar, obedeciendo a un supuesto estado de equilibrio o compensación previa que posibilite la obtención de éxito al ejemplar, con el pertinente progreso y sin apoyo del guía.

· Intervendremos fundamentalmente sobre aquellos factores básicos y manipulables como puede ser el caso de la posición del punto de suelta del perro o la ubicación de zulos.

TÉCNICA DE APOYO SIN DEMANDA POR APROXIMACIÓN RESTRINGIDA.

Objetivo

· Obtención de éxito en el desarrollo de la búsqueda.

· Incremento del nivel de seguridad en la señalización del sepultado.

Circunstancias de Aplicación

· Esta técnica se aplicará exclusivamente en aquellos casos puntuales donde se considere menos contraproducente un aporte de apoyo controlado que la inminente situación de fracaso en el perro., evitando su uso reiterado que lesionaría el potencial de autonomía del ejemplar.

· Cuando una cierta dosis de inseguridad interfiere negativamente en la pauta de señalización.

Se desarrollará básicamente durante la fase inicial de aprendizaje.

Pautas Básicas

· El guía se aproxima caminando sobriamente sin ningún tipo de movimientos extras ni pronunciación verbal en dirección al punto de localización (donde suele encontrarse el perro), debiendo detenerse cuando estime que ha transmitido al perro el apoyo mínimo suficiente.

· No se aplica la técnica en caso de existir demanda de apoyo previa por el perro o retorno del mismo hacia el guía, con el objeto de evitar posibles condicionamientos nocivos.

TÉCNICA DE REFORZAMIENTO CALIBRADO POR TRIPLE CONTROL.

Objetivo

· Potenciar el efecto positivo del reforzamiento.

· Favorecer la pauta de señalización cuando resulte preciso.

· Controlar la positiva consecución de éxito por parte del perro en el trabajo de búsqueda, preservando y favoreciendo su nivel motivacional frente a esta actividad.

Circunstancias de Aplicación

Durante la fase de formación y entrenamiento inicial, especialmente durante el desarrollo de búsquedas encadenadas.

Pautas Básicas

El instructor se sitúa en un punto estratégico que le permita observar con la mínima interrupción, el comportamiento del perro que desarrolle la búsqueda y actuar en consecuencia.

Controlará mediante el transceptor tres variables fundamentales:

· Figurante concreto que ha de reforzar.

· Momento de iniciar el reforzamiento.

· Forma de efectuar el reforzamiento (intensidad, duración...)

Previamente deberá haber evaluado todo un conjunto de factores esenciales:

· Metas de aprendizaje pretendidas con el desarrollo del ejercicio.

· Señalización efectuada por el perro (fluidez, perseverancia, destinatario...)

· Estado energético o motivacional observado en el ejemplar.

· Posibles estados de confusión o inhibición en el perro.

· Efectivamente el instructor deberá captar y analizar sobre la marcha aquellos matices significativos reflejados por el ejemplar durante el acto de búsqueda o señalización, para así poder controlar con una efectividad real las tres variables antes citadas.

TÉCNICA DE BÚSQUEDA ENCADENADA POR DISUASIÓN MÍMICA DEL SEPULTADO.

Objetivo

Mantener los necesarios niveles de autonomía, motivación y concentración del perro, durante el desarrollo de posibles búsquedas consecutivas y respectivas señalizaciones.

Circunstancias de Aplicación

En operaciones de búsqueda en formación, entrenamiento o intervención.

Pautas Básicas

· Cuando el guía advierte que el perro señaliza uno de los figurantes sepultados, se aproximará corriendo hacia éste, para recompensarlo con una discreta caricia y una breve felicitación verbal (en intervención real, marca los escombros con un aerosol en caso de no encontrarse accesible la víctima), acopla rápidamente la traílla al perro y efectúa a su vista un giro corporal enérgico y decidido, respecto al punto señalizado que quedará ubicado a la espalda del guía. Seguidamente se orientarán hacia la nueva zona a batir, reiniciándose una nueva búsqueda.

· He comprobado que el acto de esquiva corporal desarrollado por el guía respecto al punto de señalización, llega a provocar en el perro un especial efecto disuasorio liberándolo útilmente de la atracción ejercida por el figurante y favoreciendo la predisposición del ejemplar para intentar localizar un nuevo sepultado, impulsado especialmente por la expectativa ya creada del encadenamiento, donde el reforzamiento máximo aparece imprevisiblemente.

· El guía procurará que su esquiva sea visualizada por el perro, y dejar siempre a su espalda el punto señalizado por el ejemplar.

· Por otra parte, la posible sensación de frustración que conllevaría la total ausencia de reforzamiento, es positivamente atenuada por los discretos actos reforzantes del guía evitando la aparición de un posible efecto inhibidor. Aprovecharemos de esa incipiente sensación de frustración, una cierta propiedad impulsiva, que va a contribuir a energizar y motivar la siguiente conducta de búsqueda.

SÍNTESIS ESQUEMÁTICA PROCESO FORMATIVO ARCÓN

El proceso formativo Arcón ha sido estrictamente fiel a las exigencias establecidas para el proceso de investigación científica, habiendo sido contrastado de forma reiterada y oficial con la pertinente suficiencia y rigurosidad.

• SEÑALIZACIÓN (ARQUETA DESNUDA Y VESTIDA)

El objetivo de ésta fase va a ser condicionar en el perro la emisión del ladrido hacia el humano no visible y ubicado subterráneamente.

· El perro deberá haberse habituado previamente a compartir el juego con personas extrañas y también al acto de ladrarles con fluidez, por el simple impulso natural que genera el excitatorio deseo de compartir el mismo con un determinado objeto.

· Puntualizando que debe evitarse el condicionamiento del ladrido a la persona visible, como recurso válido de demanda, ya que podría tender a utilizarlo, por un simple efecto de generalización, en otras situaciones nocivamente. Tampoco soy partidario de condicionar el ladrido a la emisión de una orden previa, lo cual generaría en el perro, una perjudicial expectativa.

· Previamente habremos sometido al perro a un periodo de varios días de privación en lo que respecta a la actividad lúdica y expansión motriz. Potenciaremos así el estado de impulso necesario para energizar la ejecución de estas primeras pautas a la vez que incrementamos el efecto positivo del reforzamiento.

· El figurante ha de ser persona conocida por el perro (no el guía), favoreciendo así el necesario grado inicial de confianza y estimulación. El ejemplar disocia al guía, desde el principio como posible elemento- meta primario.

· El perro deberá familiarizarse previamente con el entorno donde se encuentre ubicada la arqueta.

Utilizaremos aquel motivador que resulte mas incentivador para el ejemplar (pelota, rodillo, muñeco, palo...), aclarando que este sólo se utilizará en la fase inicial de formación, con objeto de evitar que el perro asocie su simple olor específico, como único estímulo discriminativo al que reaccionar señalizando., y llegue a evitar la señalización al sepultado que carecerá del mismo...

· Evitaremos trabajar bajo condiciones climáticas adversas (altas temperaturas, intensas precipitaciones...) que puedan provocar nocivas reacciones de evitación o distracción en el perro.

Los observadores se situarán a una distancia mínima de 15 metros del área de trabajo, evitando movimientos, posturas o sonidos que puedan desviar la conducta del ejemplar, que en esta fase inicial será especialmente susceptible a cualquier tipo de distracción resultando fundamental, no obstante, que obtenga éxito en las actuaciones.

· Para el desarrollo de esta fase siento especial predilección por la utilización de arquetas situadas en superficies de pavimentos (asfalto, hormigón...) y no transitadas. Obviamente con el pavimento minimizamos considerablemente la posible presencia de estímulos olfativos interferentes que sin embargo resultarían inherentes a lo que se denomina terreno.

· Retiraremos de la superficie cualquier objeto o materia que hipotéticamente pueda captar perjudicialmente la atención del perro (herramientas, prendas de vestir, heces, ...)

Se utilizará en principio una tapa de madera o plástico duro por resultar manejables y resistentes, (con un asa central.)

· Previamente se dejará libre al perro en una zona ajena a la de trabajo, durante unos minutos, con el objeto de que miccione, defeque y se relaje, siendo esta una pauta general de actuación en la fase de formación.

Arqueta Desnuda: 1º paso

El guía se dirige con el perro sujeto por la traílla hacia un punto anterior a la arqueta en 20 metros aproximadamente (variable en función del estado motivacional observado en el ejemplar). Durante el recorrido hacia el punto de suelta el guía debe ir activando emocionalmente al perro «calentándolo mentalmente» para el trabajo. No debiendo reprimir el posible y valioso ímpetu manifestado por el mismo, evitándose por ejemplo la utilización de collares corredizos o efectuar tirones hacia atrás.

· El figurante se encuentra esperando al guía en un punto medio entre la arqueta y el punto de suelta. Ejecutará movimientos incitantes mostrando el motivador al perro y entonando voces que lleguen realmente a estimularlo hasta el punto de lograr un positivo efecto de atracción sobre el mismo.

· Cuando el figurante estima que ha provocado en el perro el suficiente grado de excitabilidad e impulso se dirigirá rápidamente hacia la arqueta y se introducirá en la misma a la vista del ejemplar, repitiendo durante unos segundos las pautas de estimulación antes de introducirse totalmente en el hueco y cubrirse con la tapa.

· El instructor observa concentrado la conducta del perro en el exterior e indica al figurante oculto (mediante un transceptor) el momento adecuado para que refuerce la emisión de ladridos, (aunque el figurante escuche ladrar al perro, ignorará si dirige los ladridos incorrectamente hacia el guía u otro elemento y si resulta conveniente prolongar o acortar la señalización en base al posible estado de inhibición u otro aspecto que presente el ejemplar, siendo pues esencial la orientación técnica desde el exterior.)

· El figurante no felicitará verbalmente en el mismo instante que se le indique ya que podría coincidir con un paréntesis de silencio, debiendo ser lo mas simultáneo posible con el siguiente ladrido emitido, para así favorecer la necesaria contigüidad temporal que permita una adecuada asociación y condicionamiento.

· Seguidamente retira la tapa y sin cesar de felicitar al perro lo acaricia e incita a que se acerque para así conseguir aumentar su nivel de confianza respecto a la nueva y extraña situación. Es ahora cuando el guía se aproxima al perro felicitándolo y acariciándolo igualmente.

· El figurante sale de la arqueta para ofrecer junto al guía momentos de euforia y juegos al perro.

· El figurante inicia siempre el reforzamiento verbal desde el interior del zulo subsanando así la posible demora que se podría producir entre la señalización ladrada del perro y la apertura de la arqueta.

· La razón por la que el guía no refuerza verbalmente y ni tampoco se acerca al perro hasta que el figurante lo haya hecho, es la de que el perro asocie firmemente al figurantes como «elemento- meta», disociando al guía con esta circunstancia y con la de «posible medio para acceder al reforzamiento».

· Es la causa principal, por la que el «Método Arcón» no contempla como posibilidad que el guía asuma el papel de figurante, siendo sin embargo una tendencia muy generalizada en la fase inicial.

· Así se consigue evitar de una forma sólida el riesgo de que el perro en el siniestro, abandone nocivamente el punto de localización, retornando ocasionalmente hacia el guía, preservándose además el desarrollo del valioso potencial de autonomía del perro en la búsqueda.

· El perro va aprendiendo a emitir ladridos hacia la persona oculta bajo la superficie, gracias a su mecanismo básico de aprendizaje asociativo.

Arqueta Desnuda: 2º paso

Se mantiene el punto de suelta, pero en este caso el perro solo divisa la arqueta cubierta por la tapa, sin la presencia previa del figurante.

Arqueta Vestida: 1º paso

La tapa es cubierta parcialmente con escombros, siendo el instructor quien controlará el incremento o reducción del cubrimiento para el desarrollo del siguiente ejercicio, en base al posible grado de inhibición observado en el perro ante la incorporación del nuevo elemento sepultante, hasta llegar al punto en que el ejemplar señalice de forma segura y fluida ante la tapa totalmente cubierta de escombros.

· Cuando figurante y guía refuercen al perro deben tener en cuenta que resultará fundamental transmitirle el necesario grado de emotividad, impregnando los movimientos, entonaciones de voz, caricias... de la necesaria carga excitatoria que consiga estimularlo de forma intensa.

Arqueta Vestida: 2º paso

Finalizará la fase de señalización cuando el ejemplar realice satisfactoriamente dicho ejercicio en otra arqueta, totalmente vestida y diferente ubicación. Así comprobaremos si el elemento «escombro» ha adquirido suficiente fuerza como estímulo predictivo para el perro.

· Los escombros utilizados en la segunda arqueta no serán los mismos que cubrieron la primera, aunque obviamente ofrecerán al perro rasgos básicos similares que le permitirá generalizar...

· Un aspecto fundamental a tener en cuenta en la preparación de estos ejercicios será el de prever siempre que el figurante deberá retirar sin ayuda la tapa cubierta de escombros, debiendo pues controlarse el peso y disposición de aquellos elementos que se sitúen sobre la misma, y realizarse los ensayos de apertura previos que resulten precisos.

· A partir de las actuaciones con «arqueta vestida» todos los figurantes deberán ir provistos con el correspondiente casco de protección y demás accesorios de seguridad según el caso.

· El figurante desplazará parcialmente la tapa para reforzar sin demora.

Durante el desarrollo de la fase de señalización, aplicaremos siempre que resulte necesario, las técnicas de:

• Técnica de autonomía progresiva por acción del efecto maniquí.

• Técnica de restablecimiento inocuo por inserción sonora.

• Técnica de factible localización por compensación previa de factores contrapuestos.

B) BÚSQUEDA SIMPLE (UN SEPULTADO) (ESCOMBRERA INTRODUCTORIA Y ESCOMBRERA DE TRABAJO)

Escombrera introductoria

· Denomino «escombrera introductoria» aquella que no supere una superficie aproximada de 50 m2 y presente una altura moderada.

· El recurso de «activación emocional» se deberá aplicar en todos los ejercicios de búsqueda, constituyendo un estímulo previo fundamental a realizar durante el recorrido (varios mts.), anterior a la suelta del perro.

· La distancia del punto de suelta a la escombrera no será superior a 25 m.

· Para la primera cubierta del zulo se utilizará un fragmento de tabique o similar, disponiendo escombros sobre la misma hasta conseguir una hermeticidad completa que impida al perro la mas mínima visión del figurante o su acceso al mismo. También se intentará evitar en los sepultamientos posibles rasgos distintivos que puedan favorecer algún tipo de discriminación visual para el ejemplar en las futuras áreas de trabajo y su nociva asociación. Podría resultar muy perjudicial que al retirarse el cerramiento por el figurante, impactase sobre el perro algún elemento de los escombros y se genere el consecuente condicionamiento negativo en el mismo. Debiendo prevenirse y controlarse esta circunstancia mediante ensayos previos como ya indiqué anteriormente.

· Los perros deberán encontrarse ubicados en el interior de sus respectivos trasportines, en la «zona de espera», sin posibilidad alguna de divisar el área de trabajo.

· Los figurantes continuarán siendo personas familiares para el perro durante el desarrollo de la fase «escombrera introductoria» y primera búsqueda en «escombrera de trabajo», para continuar en lo sucesivo con figurantes totalmente extraños.

· No se permitirá la familiarización previa del perro con el entorno de trabajo, potenciando así el desarrollo de lo que denomino capacidad de adaptación neo- ambiental.

· El perro deberá sentirse atraído en principio por la simple visión de la masa de escombros, que tras la fase de «arqueta vestida» deberá haberse convertido en un potente estímulo predictivo.

· Ocasionalmente puede observarse que algunos ejemplares cuando perciben el foco de olor humano del sepultado, llegan a miccionar e incluso defecar tras la inevitable relajación de esfínteres, provocada por la consecuente reacción emocional.

· En otros casos, se llega a producir un cierto trastorno del control voluntario del perro obstaculizándose nocivamente la fluidez del ladrido de señalización.

· La sensación de frustración o ansiedad durante el desarrollo de la búsqueda, puede manifestarse en ocasiones con un repetido mordisqueo de briznas de hierba u otros elementos.

Escombrera de trabajo

El perro que llega a localizar y señalizar adecuadamente al figurante sepultado en «escombrera introductoria», pasará a trabajar en zonas de superior envergadura, escombreras de trabajo

Exigiremos de forma progresiva al ejemplar un mayor desarrollo de búsqueda, comenzando con una distancia moderada desde el punto de suelta al sepultado.

· El motivador, en caso de ser un objeto cuyo olor permita una perjudicial asociación discriminativa en el perro, empezará a ser sustituido por un simple palo u otro elemento odoríferamente inocuo, procurando no mermar la intensidad del reforzamiento. Evitando así el riesgo futuro de posibles actos de evitación en la señalización de sepultados.

· El foco de olor humano emergente de los escombros» está ya convirtiéndose también en un potente estímulo predictivo para el perro.

· El perro, al igual que otras especies, tiene la capacidad de responder de la misma forma ante estímulos distintos que presentan ciertas similitudes, motivo por el cual resulta factible que generalice ante cualquier masa de escombros u olores humanos diferentes.

· En la «escombrera de trabajo» se irá aumentando gradualmente la distancia del punto de suelta, respecto a la ubicación del sepultado, siendo el propio estado motivacional del perro el que lo impulsará para desarrollar la búsqueda olfativa de moléculas de olor humano que lo guiaran al foco emergente de los escombros, procedente del figurante sepultado.

El instructor deberá indicar:

· Posible idoneidad de la zona de escombros.

· Ubicación del zulo.

· Posición del punto de suelta en cada perro.

El perro debe ir habituándose a efectuar la búsqueda de personas sepultadas venteando, para ello, procuraremos reducir progresivamente la posibilidad de que utilice posibles rastros existentes en el terreno para conducirse hacia el objetivo, no debiendo asociarlos como señales vinculantes para la localización. El venteo es el único procedimiento fiable para la búsqueda de sepultados tras un derrumbamiento.

· Las personas que se desplacen por el área de escombros para las tareas previas de excavación del zulo y sepultamiento del figurante, deberán respetar una vía establecida de entrada y salida en dicha zona. El punto de suelta deberá situarse siempre en el frente opuesto a tal acceso.

· Otro recurso que considero válido sería el de la premeditada inundación del terreno con múltiples rastros a discreción.

· Por otra parte, descubrí que ciertos ejemplares llegaban a utilizar como recurso para guiarse hasta el sepultado, el rastro dejado por el perro que intervenía anteriormente. Esta circunstancia puede solventarse fácilmente mediante un control metódico de los turnos de actuación en los perros.

Observando que algunos individuos presentaban en su conducta de búsqueda ciertas manifestaciones propias de estrés (falta de vigor, nula capacidad de concentración, incremento de salivación...) aunque sin una causa visible, conseguí detectar que el origen se encontraba en la previa captación de feromonas por el macho y que habían sido excretadas por alguna hembra en celo en otro lugar y momento (aéreamente, en orina...).

· Se trata de un estado que puede prolongarse varias semanas incluso, periodo durante el cual se retirará al perro de toda actividad que exija un esfuerzo síquico.

· El zulo no podrá utilizarse más de una vez por el mismo perro, ni la zona de escombros una vez utilizados los sepultamientos oportunos.

· En ningún caso se recriminará al perro en la zona de escombros, evitando entre otras consecuencias la posibilidad de que dicha área se convierta en estímulo inhibidor condicionante para el ejemplar, que aunque de forma leve pueda mermar su posible estado de motivación o concentración respecto a la misma.

· He de puntualizar que si bien soy partidario del aprendizaje por el perro de ciertas ordenes de dirección (operación relativamente fácil), soy firmemente contrario a la utilización de éstas durante el entrenamiento habitual, circunstancia que lesionaría en mayor o menor medida la capacidad de iniciativa y autonomía del perro, asociando nocivamente al guía como un posible recurso orientativo en las operaciones de búsqueda y determinadas situaciones, extorsionándose visiblemente su necesario nivel de concentración.

En está fase de «búsqueda simple» son aplicables las técnicas de:

• Autonomía progresiva por acción del «efecto maniquí».

• Restablecimiento inocuo por inserción sonora.

• Factible localización por compensación previa de factores contrapuestos.

• Apoyo sin demanda por aproximación restringida.

C) BÚSQUEDA ENCADENADA (dos o más sepultados)

Iniciaremos el proceso de aprendizaje de la «búsqueda encadenada» con tan solo dos figurantes sepultados.

· Los respectivos zulos estarán ubicados en la «escombrera de trabajo» separados por una distancia media de 50 metros.

· Una vez señalizado por el perro cualquiera de los dos figurantes, se aplicará la «técnica de búsqueda encadenada por disuasión mímica del sepultado» para que seguidamente el figurante localizado y señalizado en segundo lugar sea el que refuerce de la forma ya descrita en la «búsqueda simple». El guía tras reforzar al perro, y hacer la esquiva, le pone la traílla y se aproxima con el perro hasta un punto medio, hacia el segundo, para hacer la nueva suelta. De esta forma se pretende asegurar el éxito de la segunda localización por el perro, y la consecuente incorporación de este nuevo esquema de trabajo a su memoria y repertorio conductual.

· El instructor observa con atención para avisar mediante transceptor al figurante que ha de reforzar, ya que no resulta posible prever con total seguridad, el sepultado que el perro captará y señalizará primero.

· Cuando se compruebe que el perro desarrolla adecuadamente la conducta de «búsqueda encadenada» con dos sepultados, se incorporará un tercer zulo y figurante, manteniendo la distancia media de 50 metros con los otros dos.

· Continuamos aplicando idéntico mecanismo básico, «disuasión mímica», con los dos primeros figurantes señalizados y la aparición del reforzamiento (con especial magnitud) en el caso del tercer y último figurante señalizado. Con dicha pauta, se desarrollarán diversas operaciones de búsqueda con números variables de personas sepultadas (uno, cinco, seis...), igualmente debe variarse el turno del figurante que efectuará el reforzamiento, pero teniendo siempre en cuenta que el desarrollo de la búsqueda encadenada finaliza para cada perro con la aparición del reforzamiento principal (de guía y figurante).

· El perro va incorporando gradualmente el nuevo esquema de encadenamiento a su repertorio conductual, desarrollándose la nueva expectativa de la posible continuidad en la búsqueda tras un número no constante de señalizaciones, apareciendo el reforzamiento principal de forma imprevisible. · Este tipo de circunstancia llega a constituir un estímulo añadido para el ejemplar.

· Progresivamente se tenderá a efectuar la suelta desde el mismo punto de señalización.

· Siempre, antes de cada indicación de búsqueda, se colocará la traílla al perro, con objeto de que se vaya habituando a reiniciar las batidas sin anticiparse en ningún caso a la orden del guía.

En esta fase de búsqueda encadenada, aplicaremos las técnicas:

• Técnica de autonomía progresiva por acción del efecto maniquí.

• Técnica de factible localización por compensación previa de factores contrapuestos

• Técnica de reforzamiento calibrado por triple control.

• Técnica de búsqueda encadenada por disuasión mímica del sepultado.

Cuando se considere afianzada la conducta de «búsqueda encadenada» en el perro, lo iremos sometiendo ocasionalmente a diversos tipos de entrenamientos discriminativos (odorífero, visual,...) y al desarrollo de búsquedas con presencia de factores adversos, (confinamiento, ruidos,...) debiendo aplicarse siempre un moderado proceso de intensificación individualizada.

Una vez consolidado el primer proceso de formación, el ejemplar presentará en el desarrollo de las búsquedas, un nivel de autonomía, motivación y concentración especialmente sólida y efectiva, aplicándose a partir de aquí y de forma permanente las siguientes técnicas:

• Técnica de autonomía progresiva por acción del efecto maniquí.

• Técnica de reforzamiento calibrado por triple control.

• Técnica de búsqueda encadenada por disuasión mímica del sepultado.

El sólido reconocimiento oficial al Método Arcón y a su creador Jaime Parejo

El método Arcón y/o su creador han sido reconocidos hasta la fecha con numerosos e importantes

galardones y distinciones, a nivel nacional e internacional, por diferentes Gobiernos e Instituciones

(Naciones Unidas, Comité Español del Programa el Hombre y la Biosfera de la UNESCO, Real Sociedad

Canina de España, Comité Científico y Comunidad Internacional Veterinaria de Veterinaria Organización, el Centro UNESCO de la Ciudad Autónoma de Melilla…) citándose como ejemplo el Certificado de Distinción del Premio Sasakawa por las Naciones Unidas en 2005, reconociéndose a nivel mundial el avance científico y operativo del Método Arcón para la reducción de víctimas en desastres.

Por :

Jesús Sordo Medina, Coordinador del Equipo y Proyecto Homo Homini Sacra Res

http://www.homohominisacrares.net

comments powered by Disqus

Más Noticias de Opinión

El sistema actual de partidos políticos en España es perverso

Opinión

Crítica de cine: "Hasta el último hombre"

Opinión

El C.W. Dos Hermanas, en el Torneo Europeo Ciudad de Marbella

Opinión

Gran muestra del deporte en el XI Torneo de Navidad de las Escuelas Municipales de Alcalá del Río.

Opinión

Un momento para el recuerdo con la Imagen de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder

Opinión

El Consejo de Hermandades y Cofradías presentó el Boletín en el Gran Poder.

Opinión

La flota sevillana, premiada por la Diputación de Cádiz

Opinión

Fundación SGAE renueva su colaboración con el feSt en apoyo a sus creadores de Artes Escénicas

Opinión

Las hermandades de víspera con el Cartero Real

Opinión

Victoria local en el Andaluz por equipos de Menores de pádel

Opinión

Las promesas del C.W. Dos Hermanas-EMASESA se lucen en la clausura de 2016

Opinión

Fin a la racha victoriosa en Primera Nacional de baloncesto

Opinión

El señor arzobispo presidió la convivencia con las familias del Proyecto Fraternitas

Opinión

Inauguración del Belén Hebreo del Circulo Mercantil de Sevilla.

Opinión

Sufragado un retablo del Siglo XVI por la localidad de Alcalá del Río

Opinión

El XI Abierto Internacional de Andalucía de remo, para el Club Náutico Sevilla

Opinión

Sin recompensa en el cierre del año en Primera Nacional masculina

Opinión

Campeonato de Andalucía por equipos de Menores de pádel

Opinión

La Fundación SGAE y la Alhambra estrenan un ciclo de lecturas dramatizadas en el monumento nazarí

Opinión

En Leioa, reencuentro y despedida del C.W. Dos Hermanas-EMASESA

Opinión